Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.


Gaviotas

gaviotaLas gaviotas, en particular la gaviota patiamarilla (Larus michahellis) constituye un problema especial en muchas ciudades debido a la utilización de los edificios urbanos como lugar de nidificación y cría.

Las gaviotas han expandido su hábitat desde los acantilados costeros hasta las ciudades, donde encuentran, al igual que otras aves como las palomas, alimento gratuito y abundante, así como espacio en los tejados de los edificios para hacer sus nidos y criar a sus polluelos.

Esta situación origina numerosas molestias a los ciudadanos: sus excrementos ensucian la vía pública, deterioran edificios y gaviota estanquemobiliario urbano, … pero en especial son los ruidos que se producen durante la época de reproducción los causantes de los principales problemas.

En Gijón, el problema se detectó a principios de la década de 1990 y desde el año 1996 el Ayuntamiento desarrolla campañas anuales de retirada de los nidos y los huevos en el casco urbano, como método para contener la expansión de la colonización de la ciudad y controlar y/o reducir la población de gaviotas a nivel local.

La retirada se realiza durante la época de nidificación e incubación de los huevos, que tiene lugar entre los meses de mayo y julio.


Resultados de la campaña de control de gaviota patiamarilla 2018

Durante la campaña desarrollada entre el 15 de mayo y el 13 de julio se retiraron de los tejados de la ciudad de Gijón, 561 nidos, 513 huevos y 726 pollos de gaviota patiamarilla, lo que supone un total de 1.239 descendientes. La campaña se llevó a cabo en un total de 400 localizaciones diferentes.

El número de nidos y descendientes retirados, ha sido prácticamente igual al del año anterior (561 nidos frente a 568 y 1.236 descendientes frente a 1.239). En esta campaña, se ha producido un desarrollo más temprano de las puestas, adelantándose el nacimiento de los polluelos, por lo que el número retirado ha sido ligeramente superior a 2017 (726 frente a 568). mientras que el número de huevos fue inferior a los retirados en 2017 (513 frente a 668).

Asimismo, se estima la presencia de unas 778 parejas nidificantes en la ciudad.

Las gaviotas han colonizado prácticamente la totalidad del casco urbano de la ciudad. La tendencia de la población basada en el número de parejas detectadas y el número de nidos retirados si bien no disminuye, apunta desde hace años a una progresiva estabilización.