Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Estorninos

estorninoEn Asturias residen dos especies de estorninos, el estornino negro, de intenso color negro con reflejos metálicos, (Sturnus unicolor) y el estornino pinto (S. vulgaris), muy parecido al anterior pero salpicado de manchas de color claro.

La población de estornino pinto en la ciudad aumenta espectacularmente en el otoño e invierno con la llegada de nuevos individuos que migran del norte de Europa a pasar el invierno.

La llegada de los bandos a las zonas arboladas de las ciudades que utilizan como dormideros, se produce al atardecer cuando los estorninos que al amanecer abandonan la ciudad para ir a alimentarse al campo de frutos y semillas, vuelven a pasar la noche.

Los bandos de miles de estorninos ocasionan importantes molestias en la ciudad debido a sus deyecciones que deterioran el mobiliario urbano y la vegetación, con la consiguiente suciedad y malos olores. 

La llegada de estorninos a la ciudad de Gijón se remonta al año 1984, principalmente al Parque de Isabel la Católica y los Jardines de la Reina, época en la que se censaron unos 1.500 individuos.


Posteriormente, fueron utilizando otros parques y zonas arboladas de la ciudad hasta contabilizar unos 12 dormideros urbanos con una presencia masiva de individuos. En el año 1996, se comenzaron a adoptar medidas de control que disminuyeran o evitaran las molestias ocasionadas.

El método empleado consiste en localizar los dormideros que utilizan los estorninos y realizar un censo inicial entre los meses de octubre y noviembre. Posteriormente se expulsan de los mismos utilizando una combinación de sonidos de alarma que emiten las propias aves y el uso de vuelos intimidatorios de aves rapaces adiestradas. Los estorninos desplazados se dispersan entonces por otras zonas verdes de la ciudad de modo que cada semana, hasta el mes de marzo en el que regresan a sus lugares de origen, se lleva a cabo un seguimiento de las zonas verdes susceptibles de alojar nuevos grupos de estorninos.


 Invernadas de estornino pinto en la ciudad 

Desde la llegada de los primeros estorninos a la ciudad, que habitualmente tiene lugar en el mes de octubre cuando comienza el frio del invierno en el norte de Europa, hasta el viaje de vuelta en el mes de marzo para iniciar una nueva temporada de cría en esas latitudes, se realiza un control de los parques y zonas verdes que utilizan de dormideros.

Los trabajos de control se desarrollan durante todo el invierno llevando a cabo un seguimiento continuo cada semana en los parques y zonasa verdes para controlar la llegada de nuevos individuos a los dormideros y evitar que se asienten de nuevo en los mismos. A finales del mes de marzo los estorninos realizan el viaje de vuelta al norte de Europa para comenzar una nueva temporada de cría en esas latitudes, y no regresarán a la Península Ibérica hasta la próxima migración invernal.

Temporada de invierno 2017-2018

Los primeros estorninos se censaron el día 3 de octubre de 2017, fecha con una baja presencia (900 individuos repartidos entre el Parque de Begoña y el Parque de Isabel la Católica).  En el siguiente censo llevado a cabo el día 11 de noviembre, se contabilizaron un total de 70.350 en su mayoría (70.000) en el Parque de Isabel la Católica que es el dormidero primario más importante de la ciudad.

Como resultado de la metodología utilizada para la expulsión de los estorninos de la ciudad, su número se redujo a 950 en diciembre. Durante este mes se produjeron entradas de nuevos grupos con una presencia puntual de hasta 50.000 individuos repartidos por diferentes localizaciones. En los meses siguientes enero, febrero y marzo, la población fue reduciéndose  hasta quedar libre de estorninos

  L